Emprendedores y start up Innovación ágil

Crear una empresa. Innovación y agilidad desde el principio

Descargar

Crear una nueva empresa es un proceso apasionante en el que, desde el principio, no deberían faltar los dos factores enumerados en el título, innovación y agilidad.

Una nueva empresa es, en realidad, llevar a la práctica una buena idea en el terreno económico, para que genere beneficios y perdure en el tiempo. Y mejor que sea una idea innovadora puesta en práctica con agilidad.

Las buenas ideas escasean y en las organizaciones que ya llevan tiempo funcionando, suelen existir barreras importantes para que crezcan y se desarrollen. Por tanto, empezar desde el principio, en este caso, no deja de ser una ventaja.

Innovar es una necesidad, ya no es más una opción. En un entorno de crisis, cambio constante y acelerado, yo diría que hay tres recursos básicos, necesarios para la empresa de hoy, especialmente mediana y pequeña, para poder implementarse y crecer:

  • La innovación. Permite la diferenciación, situarse en una línea de liderazgo, sea tecnológico, de posicionamiento en el  mercado o de costes.
  • La agilidad. Es el corazón de la supervivencia de la empresa. Significa que desde el principio se busca la simplicidad en todos los procesos y todos ellos se enfocan a crear valor para el cliente. No significa solo reaccionar con rapidez a los cambios, sino buscar proactivamente las oportunidades y llegar a ellas con mayor rapidez y eficacia.
  • La externalización, enfocarse al exterior y no al interior. Significa pensar globalmente considerando los mercados externos como algo no ajeno. Algo que todavía no está en nuestro entorno inmediato, no quiere decir que no aparezca en cualquier momento y por tanto debemos conocerlo y valorarlo

¿Que es innovar?

Innovar es un proceso a implantar en todas las organizaciones para llegar a crear una “cultura innovadora”. Es un proceso muy apoyado en el conocimiento, la información y los recursos intangibles, pero medible y que abarca a todos y a todas las áreas de la empresa.

Se basa en la exploración, la búsqueda de oportunidades, la apertura al exterior, la investigación, el riesgo, la prueba y error, en las competencias individuales y también en el trabajo de equipos altamente eficientes.

Las dimensiones de la innovación, sus resultados y también sus tres enfoques principales son:

  • Innovar en productos o servicios. Hacer algo nuevo.
  • Innovar en el enfoque y orientación a clientes. En lo que llamamos posicionamiento de mercado. Posicionarse de forma nueva.
  • Innovar en los procesos internos. Hacer las cosas de otra manera.

En realidad existiría una cuarta dimensión que es la innovación de “paradigma”, es decir aquella innovación que produce un cambio de “categoría”, inexistente hasta ahora. En este caso, sus efectos son a largo plazo y pueden cambiar los modelos mentales, la forma de pensar o actuar colectiva.

El proceso de innovación lo podríamos visualizar como un “embudo” que en las empresas debe constituir un flujo continuo desde la generación de ideas hasta la salida y finalización de proyectos concretos de innovación.

La innovación es un cambio.

Como todo cambio, requiere esfuerzo, genera resistencias y precisa visión y liderazgo.

Lo que diferencia a las empresas capaces de generar valor y hacerlo de forma sostenible, es su capacidad para la innovación y su agilidad.

Sin embargo, para muchas empresas, existentes o nuevas, la gestión de la innovación constituye un desafío. El porcentaje de éxitos obtenido tanto con nuevos proyectos, innovación interna de procesos, marketing o nuevos productos y servicios, continúa siendo muy bajo.

Las ideas.

Es difícil que la empresa surja de una sola idea genial. Es mucho más probable y más fructífero que surja de un minucioso proceso de selección y valoración de diversas ideas. Ahí está la importancia de lo que llamamos “los filtros de negocio” para enfocar este proceso de selección y valoración, posterior al de generación de ideas.

Por otro lado, la generación de ideas no es solo un  acto creativo surgido de la imaginación, sino un proceso estructurado que agrupa la exploración, la investigación, la apertura a los potenciales clientes, al entorno externo en general, a la creación de modelos, las discusiones en equipo y el trabajo de análisis de oportunidades y riesgos, competencias, puntos fuertes y debilidades.

Las buenas ideas pueden surgir de las personas individualmente pero en muchos mas caso surgen por el trabajo en equipo. Conviene que el equipo sea multifuncional es decir, trabajando de forma interdisciplinaria. Organizamos estos equipos de modo que estén formados en algunas metodologías que favorecen su trabajo. Conviene tener en cuenta que hay ambientes que aplastan las nuevas ideas y en otros parecen florecer sin esfuerzo. Hay una serie de barreras que es preciso eliminar y una serie de pautas comunes que nos encontramos de forma recurrente en los equipos y entornos inusualmente fértiles.[i] La innovación se basa en la conexión de ideas, la apertura y la simulación de los modelos y prototipos. Estas pautas comunes suelen ser:

  • Lo posible adyacente. En realidad el concepto de “lo posible adyacente” se parece a ir abriendo sucesivas puertas desde la posición en que nos encontramos y a cada una se nos multiplican las puertas a abrir y los descubrimientos. Sus límites crecen a medida que      exploramos. En 1879 un ginecólogo llamado Stèphane Tarnier trabajaba en como mejorar la alta mortalidad en los nacimientos prematuros. Visitando el zoo de Paris, observó que se usaba el calor en incubadoras para pollitos pequeños. La siguiente puerta para él fue hacerse construir una incubadora similar para aplicarla a los recién nacidos humanos. Fue la primera caja de incubar de Tarnier.
  • Redes líquidas. Este concepto surge del estudio del cerebro humano y de la historia de la humanidad. Una idea es una red, se  produce en nuestro cerebro por multitud de conexiones neuronales. De igual modo la conexión cercana de los distintos conocimientos  individuales, produce una red que favorece la creación de ideas. El concepto de liquidez implica que haya cercanía y plasticidad en la red, es decir, capaz de adaptar configuraciones nuevas, sin perder en distancia ni comunicación. Por tanto hablamos de crear “entornos creadores”. El Renacimiento expresa la configuración de las ciudades del norte de Italia como “redes líquidas” por donde circulaba el conocimiento y la creación  artística.
  • La corazonada lenta.    Una idea que muchas veces se supone que surge de la inspiración      repentina, del “eureka” clásico, viene en realidad incubándose como una  corazonada de acuerdo con las informaciones existentes. Esta corazonada incubada durante periodos de tiempo a veces largos, puede compartirse y  resultar en otra. La mayor parte de las corazonadas que se convierten en  innovaciones importantes, tardan su tiempo, se van haciendo fuertes estableciendo conexiones nuevas, hasta que un día saltan a la luz, cuando es el momento, gracias a un factor o un dato recién descubierto, una asociación recién establecida que abre con fuerza a posibilidad real para  “aquella” corazonada inicial. Tim Berners-Lee explica así como fue surgiendo la idea de la Worl Wide Web, aplicada solo hace unos  años:

No hubo ningún momento “eureka”, el invento de la www vino de que me fui dando cuenta gradualmente de que vincular las ideas de forma no restrictiva, en una red, tenía mucho potencial. Y sí llegué a darme cuenta fue precisamente a través de un proceso de este tipo. La Web apareció porque era el momento de dar respuesta a un problema abierto, juntando influencias, ideas y conclusiones procedentes de muchos lados hasta que, gracias a los maravillosos oficios de la mente humana, se cimentó un concepto realmente nuevo. Fue un proceso de ir añadiendo, no de ir solucionando un problema tras otro de forma lineal”

  • El hallazgo feliz. “Serendipia”. Se trata de las casualidades que se  generan en el estado de caos o duermevela, a nivel individual o en las discusiones sin fin ni guión aparente, a nivel de grupo o equipos. Robert Thatcher en 2007, apuntó a un concepto de que el cerebro precisa de  períodos de orden, pero también períodos de caos. Y que cuanto mas  desorganizado parece un cerebro, mas listo es su dueño. Sin una  explicación clara, se supone que el ruido eléctrico al que da pie el modo caótico, le permite al cerebro investigar nuevos vínculos entre neuronas que, de otro modo nunca se habrían conectado. Las conexiones accidentales y su potencial de creación tienen una palabra en inglés: “serendipity” que ya se suele traducir como “serendipia”.
  • El error. Sería difícil encontrar algo que ayude más a la innovación y a la generación de ideas, que la prueba y error. Y sin embargo en nuestras empresas el error se castiga. Consecuentemente nadie  quiere equivocarse, este es un freno importante a toda innovación. En este entorno las ideas se aplastan. Thomas Edison se equivocó unas 6.000 veces  antes de tener una versión casi definitiva de su “invento”, la bombilla eléctrica.
  • La exaptación. Nombre complicado que significa tomar prestado un artilugio o una idea diseñada y utilizada para un fin, para aplicarlo en otro completamente distinto. Viene de un término de la biología, una «exaptación» es, sencillamente, un ejemplo de una característica que ha evolucionado, pero que no se considera una adaptación al medio. Las primeras prensas conocidas fueron para prensar la uva y facilitar el proceso del vino: El alemán Gutenberg la adaptó para la  primera imprenta que permitió imprimir libros en gran escala. Tuvo que  completarla con los “tipos móviles” que ya tenían precedentes.
  • Las plataformas. Las plataformas son terrenos fértiles en los que los seres vivos colaboran y convierten al propio sistema en algo mucho más eficiente que si estos trabajaran por separado; el ejemplo con el que se ilustra son las plataformas de coral. En nuestros días Internet es también una nueva forma de plataforma en las que la  información fluye, se recicla y reutiliza para fines distintos a los inicialmente pensados. La construcción de plataformas es, por definición, una especie de ejercicio de comportamiento emergente. Cuando una plataforma es abierta, la información fluye libremente a través de ella; se basa en la suposición previa de que las buenas ideas pueden venir de cualquier parte. El ejemplo aquí es Twitter, donde la apertura fue anterior a la construcción de la propia plataforma.

La propuesta de valor

Cualquier empresa, consciente o inconscientemente lo que hace es una propuesta de valor hacia sus clientes. Usamos el modelo de “propuesta o disciplina de valor”[ii], para ayudar a entender y aplicar el concepto como una herramienta útil de estrategia.

La empresa puede centrarse básicamente en 3 diferentes áreas o disciplinas que representan su propuesta de valor al cliente. Cada una se basa en una oferta diferente:

  • Competimos en precio. Significa excelencia operativa.
  • Innovación y liderazgo en el producto. Significa ofrecemos el producto mas innovador.
  • Intimidad con el cliente. Significa conocer antes y mejor que nadie sus necesidades.

El diagrama representa una típica empresa enfocada a la Intimidad con el cliente, sin descuidar su propuesta de innovación en producto, y que no compite en costes o precios.

Se propone que para ser competitivas, las empresas deben ser competentes en las tres disciplinas (el umbral mínimo en el diagrama, en verde), pero para ser un líder en el mercado, una empresa debe sobresalir en una sola disciplina (en rojo en el diagrama). Además, una empresa no puede sobresalir en las tres disciplinas, porque la cultura empresarial básica, las estructuras, personas, instalaciones, procesos y modelos de negocio que llevan a la excelencia en cualquier disciplina son incompatibles o fuertemente contradictorios con el logro de la excelencia en los demás.

Innovación de Producto

Se caracteriza por productos que son los mas innovadores en su mercado y muy valorados por los clientes. Se convierte en liderazgo en el segmento. Enfoque a la innovación, al flujo de nuevos productos y a la máxima calidad, por encima de las expectativas del cliente.

Competir en precios. Excelencia Operativa

Competir en precios significa que al mismo precio que la competencia, ganamos más. Por tanto, mediante la excelencia operativa, sistemas push, “lean” u otros tenemos costes más bajos que nuestra competencia y un servicio sin problemas. Enfoque al diseño, a la producción y a la cadena de suministro.

La intimidad con el cliente

Significa que conocemos mejor y antes que nadie las necesidades del cliente y nos anticipamos a ellas. Puede ser por proximidad geográfica o de cualquier otro tipo. Le facilitamos todo el servicio. Enfocados en el servicio y a la relación con el cliente.

La innovación ágil. ¿Qué significa el calificativo relacionado con la agilidad?

Si introducimos la agilidad en los procesos y hasta en la creatividad de la empresa, entramos en una fase avanzada de la excelencia. Le llamamos: innovación ágil”.

En todas las fases de la innovación incluyendo a la generación de ideas, podemos aplicar el concepto de agilidad. Los orígenes son de la metodología “lean” y en empresas que se crean de nuevo, en el “Lean Startup”.

La innovación ganadora es a menudo la capacidad de asumir de manera pragmática una oportunidad en el momento adecuado, con una buena organización y buenos recursos. Se trata en concreto de hacer una innovación “ágil”.

¿Que entendemos por innovación “ágil”?. [iii]

Los puntos de referencia esenciales para que la empresa enfoque su innovación de una manera ágil serían:

  • Integrar la innovación como esencial en su visión a medio / largo plazo. Que la integre en su estrategia.
  • Saber aprender y fijar el conocimiento, tanto el generado internamente como del entorno externo.
  • Una capacidad de anticipación y reconfiguración permanentes
  • No considerar la innovación como un  “gasto”, un tema de “I+D” o una inversión para la que nos deben subvencionar, sino un recurso vital, una fuente de transformación e ingresos
  • Crear y mantener una cultura interna de diferenciación competitiva
  • Mantener una cultura de apertura y relación en red con el entorno
  • Apoyarse en el diseño colaborativo para aumentar el conocimiento y know-how internos
  • Utilizar los proyectos y la innovación como movilización y motivación de los equipos y las personas
  • Saber crear las alianzas y colaboraciones externas equilibradas con los recursos de innovación.
  • Perpetuar su desarrollo como un flujo continuo de proyectos

¿Qué es la agilidad?

Agilidad es la cualidad de ser ligero, pronto, expedito. En el sentido mas comúnmente utilizado en el contexto empresarial, significaría la capacidad de ser flexible de una forma proactiva. No solo reaccionar con rapidez a los cambios y acontecimientos, sino buscar proactivamente las oportunidades y la forma de llegar a ellas con mayor rapidez y eficacia.

Véase la entrada anterior: “La Empresa Ágil”, publicada en este blog.

Conclusión

Estos conceptos, que ya son aplicados en multitud de empresas que buscan en la actualidad ser más eficientes en un entorno de crisis y cambio acelerado, sirven también para crear una empresa desde el principio. Con la ventaja de que no hay hábitos adquiridos ni barreras iniciales, salvo en la mente del fundador o emprendedor.

Es esencial tener una visión integral de la empresa desde el principio.[iv] Integrar la innovación, con el diseño, la experiencia con el cliente, la propuesta de valor y las operaciones de la cadena de suministro en un solo proceso de dirección diseñado de forma ágil.

Francesc Güell

Diciembre 2012


[i] Steven Johnson. Las buenas ideas. Turner Publicaciones. 2011. Original: Where good ideas come from. ISBN 978-84-7506-289-1

[ii] Michael Treacy & Fred Wiersema Value-Discipline Model. Harvard Business Review article “Customer Intimacy and Other Value Disciplines,” (c. 1993) Book: “The Discipline of Market Leaders”. 1995.

[iii] Innovation agile! J.F. Lacoste-Bourgeacq, Philippe Crapart, Gilles Lauga, Patrick Morin. AFNOR, 2007. ISBN: 978-2-12-475571-4

[iv] Design Thinking. Ed. by Thomas Lockwood. 2010. ISBN: 13-978-1-58115-668-3