Barreras a la innovación Innovación y cambio Procesos

La innovación precisa eliminar barreras

La innovación precisa eliminar barreras porque tengo la convicción de que las organizaciones, y como tales las empresas, se comportan y evolucionan como sistemas abiertos. Quiero decir que para sobrevivir y desarrollarse deben adaptarse continuamente.

La historia humana es la historia de todas nuestras innovaciones, desde las más pequeñas hasta algunas que son hitos fundamentales y que han cambiado drásticamente nuestro modo de vivir. Por ello, las organizaciones, como sistemas abiertos formados por personas, son de naturaleza adaptativa e innovadora.

Si a algunas empresas les cuesta tanto innovar o les cuesta mucho más a unas que a otras, y en determinadas zonas, países o entornos sociales, la innovación es escasa, rara y difícil es porque, con el paso del tiempo, se han levantado barreras a la innovación y que estas barreras llegan a ser un verdadero freno a la tendencia natural de innovar.

Es cierto que, además, la innovación lleva implícito un cambio y frente al cambio se generan reacciones. A pesar de la normalidad de la adaptación y del cambio, éste tiene sus detractores y sus estrategias de resistencia. Es decir, algunas personas y organizaciones generan resistencias al cambio y por tanto a la innovación.

Las barreras se acumulan lentamente y llegan a crear una cultura en la empresa u organización que llega a dificultar o a impedir la innovación. Lo contrario de la cultura innovadora

Existe otro motivo, la innovación normalmente se orienta al futuro, y por tanto lleva consigo más riesgo que lo inmediato.

Para más dificultad, en las empresas los procesos normalmente están orientados a obtener un rendimiento y éste se suele medir a corto plazo, de manera que sus procesos ‘operativos’ se enfocan al rendimiento inmediato.

En la asignación de recursos, siempre limitados, la innovación en cierto modo compite con los procesos operativos, con la cual se produce una tensión de prioridades. ¿Priorizamos el rendimiento inmediato o el futuro? Esta dialéctica se observa en mayor o menor grado, en todas las organizaciones y se puede distinguir claramente en cuáles de ellas existe una orientación marcada en uno u otro sentido.

Como consecuencia, donde la innovación se paraliza, es rara, complicada o cara y hasta inexistente, es porque existen barreras. En estas organizaciones suele primar el día a día, el enfoque al rendimiento inmediato, sino especulativo, más que al rendimiento futuro.

En un círculo más amplio, las organizaciones y empresas, como sistemas abiertos, al estar viviendo en un sistema social o entorno, son influenciadas por éste y si es poco proclive a la innovación, con muchas barreras al cambio, las dificultades aumentan ya que no son sólo internas, sino en todo su ámbito, entorno social o país.

Ya que estas barreras probablemente no las puede eliminar, deberán realizar un esfuerzo para, sin aislarse, crear una cultura propia y diferenciada, para evitar que su gente se contamine del entorno. Es bastante, o muy difícil, motivo por el cual muchas empresas deciden asentar sus áreas o equipos relacionados con la innovación en países o entornos sociales más abiertos y adecuados a ello.

Para ello, creo que el primer esfuerzo a realizar es eliminar las barreras internas. Y las externas por lo menos disminuirlas en lo posible.

De las barreras a la innovación y las resistencias al cambio hablamos también en:

Barreras a la innovación

Las barreras a la innovación aumentan en España

Realizar el cambio para innovar